Doom, ya te extrañaba…

Ah, los videojuegos… Esa forma de entretenimiento que se volvió popular a mediados de los 8 y que se han convertido en algo más que un medio para perder el tiempo. Dentro de las categorías de esta forma de diversión, se encuentra uno que en los últimos años ha ganado un fuerte momentum: El First Person Shooter.

Juegos como Halo, Call of Duty y Las sagas de Tom Clancy, han dotado de este género de una nueva vida. Sin embargo, son ejemplos de juegos con historia dramática y cinemática, mecánicas de juego complejas y que, de alguna forma u otra, han dividido a la base de jugadores de shooters.

Esto no siempre fue así. En 1993, id Software trajo al mundo un juego que es considerado el padre todos los shooters. A pesar de no ser el primero en su género, el solo mencionar su nombre es suficiente provocar el “Wow” en cualquier gamer de antaño. Es símbolo de respeto. Su nombre: D O O M .

Corriendo en el motor diseñado por John Carmack, el diseño de niveles y programación de John Romero y los diseños de personajes de Adrian Carmack, Doom fue una revelación en su época gracias a un juego vertiginoso, enemigos de diseños brutales, sonido y música envolventes y energizantes, y el mantra que dicta “En los juegos, como en el porno, la trama puede estar ahí, pero no es necesaria”. Acción en toda la extensión de la palabra.

En términos personales, descubrí Doom en el año de 1998, cuando cursaba la Secundaria. En el centro de cómputo de la escuela donde cursé esos 3 años, alguien tuvo a bien instalar una copia del juego en todas las computadoras del mismo, y se convirtió en el vicio de varios alumnos que, durante al menos el primer año de mi estancia, nos la pasabamos jugando doom en lugar de salir al receso.

Años después, me enteraría que existían versiones distintas de Doom: Doom, Doom II, Doom 95, Ultimate Doom, etc. Era un juego al que fue complicado darle un seguimiento concreto.

En 2004, ante la mirada y saliva de todo el público gamer, se estrena Doom 3 para PC y Xbox. Este título le daría un giro al amado shooter llevándolo a los terrenos del terror, decisión que muchos vería como contraproducente. Adiós al fuego vertiginoso, al enfrentamiento cara a cara contra los enemigos, a las grandes armas over-the-top y a la música tipo Heavy Metal que nos llenaba de adrenalina ya ganas de asesinar demonios. A pesar del éxito, Doom 3 se sentía como un chicle cuando lo has masticado mucho tiempo: Sin sabor.

12 años después, después de que id Software fuera adquirida por Bethesda (The Elder Scrolls, DiRT, Fallout) y después de la salida de los 3 fundadores de id Software, es lanzado para consolas y PC un juego que, siendo sinceros, lo tuve fuera de mi radar, pero que al ver el nombre, sentí esa vibra en la espalda de cuando estás a punto de tirarte por una tirolesa de 100 mts. Un nuevo Doom está aquí.

DOOM (2016) nos trae de regreso al ritmo, a la sed de sangre, a la música vigorizante, a las armas grandes y a los demonios que son una amenaza. Sin tutoriales en el juego (Nada de “con este botón disparas, con este pones la mira, con este…” ¡¡¡NADA DE ESO!!! Nos regresa a la época de los manuales en papel, y si no quieres leer, avientate a descubrir los controles sobre la marcha.

Por supuesto, toma elementos de los shooters más actuales: Las Glory Kills que son tomadas de los asesinatos de Gears of War y Halo 5, pero con testosterona y sangre, y la modificación de armas de RPG’s modernos como Mass Effect. DOOM vino para quedarse.

La Música, de la mano de Mick Gordon (Killer Instinct (2013, Seasons 1 & 2), Need For Speed Shitf 2, Wolfenstein: New Order y Old Blood) es un homenaje a las notas del antiguo Doom, pero llevadas al extremo del Metal actual. Lleno de Bajos fuertes, Guitarras distorsionadas y Batería frenética, es muestra de la influencia de bandas como Slipknot (en sus inicios), Carcass, In Flames y demás bandas que son ritmo llevado al límite, el solo escucharlo es suficiente para querer hacer Headbanging sin control.

Sin duda los jugadores actuales (millennials en su mayoría) verán a DOOM con ojos extraños, pues acostumbrados a juegos de táctica fija y toma de posiciones (Call of Duty, Rainbow Six, Ghost Recon y demás) estarán fuera de su terreno con un juego en el que tienes que enfrentar y matar a tus enemigos sin piedad.

DOOM, ya te extrañaba…

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s